>Cosas De Bebés

10 cuidados esenciales para un bebé prematuro

Autor: Comentar
Comparte este artículo
25 octubre, 2016

Según la OMS, un bebé prematuro es todo recién nacido que haya tenido menos de 37 semanas de gestación. Este problema suele asociarse a los embarazos múltiples, aunque hay otros factores que pueden dar lugar a un nacimiento prematuro como la edad de la madre o alguna complicación durante el embarazo. Os proponemos 10 cuidados esenciales.

10 cuidados esenciales para un bebé prematuro


Los problemas para el bebé que se derivan de esta situación pueden ser muchos, pero con los cuidados pertinentes de los médicos y los nuestros propios, cuando le llevemos a casa mejorarán ampliamente sus posibilidades de desarrollo.

Evidentemente, a todos los padres les produce cierto pánico volver a casa con un bebé prematuro, pero una cosa es clara, si nos han dado el alta es porque los médicos creen que todo va bien.  Aun así, tenemos que tener cuidado y apostar por algunas precauciones. Vamos a verlas.

Principales cuidados para el bebé prematuro

-Clima: Nuestra  casa debe tener una temperatura en torno a los 22 – 24 grados. Esto es porque el pequeño no tiene suficiente peso y, por tanto, tampoco grasa como para mantenerse en calor. Para hacerlo tendría que consumir calorías y nos será costoso hacerle engordar.  Deberemos comprobar que sus pies, manos y nuca no estén fríos. Cuidado con proporcionarle demasiado calor, porque ello es tan perjudicial como que paseo frío.

-Higiene: Es realmente importante que todos los que vayan a coger o manipular al bebé se laven las manos antes. También hay que hacer hincapié en mantener limpio su dormitorio o la habitación donde duerman.

-Alimentación: Lo mejor es mantener la lactancia materna todo el tiempo que podamos y, por lo general, un bebé prematuro pedirá más tomas que cualquier otro. Es recomendable utilizar el sacaleches, porque nuestro pequeño se cansará a menudo y no vaciará el pecho.

-Pañales: Cada cuatro horas como máximo hay que cambiar el pañal, incluso cuando no lo haya ensuciado.

-Vacunas: Si ya de por sí hay que ser estrictos con el calendario de vacunaciones de un bebé normal más aún con el de un prematuro. Y es que el riesgo de infección aumenta notablemente en los nacidos antes de las 35 semanas porque su sistema inmunológico es inmaduro todavía. Pero no solo hay que vacunar al pequeño, aquellos que convivan con él deberán vacunarse de la gripe.

Principales cuidados para el bebé prematuro

 

-Visitas: Es conveniente que sean más bien pocas, en especial en las primeras semanas de vida. Por descontado, es recomendable que no se acerquen mucho al bebé ni lo cojan en brazos y, si lo hacen, que se laven las manos antes, como hemos mencionado en el punto de higiene. Si el visitante tiene alguna enfermedad es mejor que no vaya, o como mínimo que no esté cerca del bebé. Es muy débil todavía y podemos ponerle en riesgo.

-Sueño: Si un recién nacido es capaz de dormir hasta 18 horas diarias, un bebé prematuro puede hacerlo durante más tiempo, pero se despiertan más veces. Es conocido por todos que las noches de los bebés pueden ser un auténtico quebradero de cabeza, pues en estos casos lo es un poco más, aunque eso sí, nada con lo que no podamos.

No hay que asustarse si se mueven mucho y gimotean y, excepto si el médico nos indica lo contrario, debe dormir boca arriba. La auténtica dificultad vendrá a la hora de intentar establecer rutinas de sueño y esto se debe a que su sistema nervioso es más inestable de lo normal. Paciencia y humor.

-Estimulación: Es importante que los bebés tengan mucho contacto con los padres y que éstos le hablen y acaricien.

cuidados para el bebé prematuro

-Paseos: En principio no existe ningún problema para que paseemos con el pequeño en su carrito. Eso sí, tenemos que evitar ir con él a lugares cerrados donde pueda haber mucha gente como, por ejemplo, un centro comercial. Es evidente que esto nos complica un poco la vida, pero será cuestión de tiempo que podamos llevarlo con nosotros a todas partes.

-¿Cuándo ir al médico?: Hay que acudir de urgencia al médico si llora mucho y muy seguido, si percibimos cambios en el tono de su piel, si le cuesta mucho despertarse, si su temperatura no está normal, ya sea porque es alta o baja; si notamos que no respira con normalidad o si duerme mal.

¿Qué os parecen los 10 cuidados esenciales expuestos anteriormente para proteger a vuestro bebé prematuro?, ¿añadiríais algún otro?

Por:
Etiquetas: ,
Categorías: Featured, Recién nacido