Juguetes Educativos para Niños

Autor: Comentar
Comparte este artículo

Sujeta a Licencia CC de Atribución. Autor: djprybyl

Los niños necesitan de los juguetes para desarrollar sus capacidades. Por ello, hoy dedicamos el post a hablar de los Juguetes educativos.

El juego, además de ser una actividad, ayuda al niño a desarrollar todas sus funciones psíquicas, físicas y sociales. Los niños desarrollan las múltiples facetas de su personalidad: aprenden a relacionarse con el entorno, desarrollan sus aspectos más creativos y perfeccionan sus múltiples habilidades.

Los juegos permiten a los niños y niñas explorar e imitar el mundo que les rodea, poner en marcha los mecanismos de su imaginación y desarrollar su creatividad. El juego, además, es uno de los mejores métodos de aprendizaje, ya que lo que se aprende jugando se asocia con la diversión y es, por tanto, más fácil de recordar. Cuando juegan, los niños ponen en práctica los conocimientos sociales adquiridos, aprendiendo así a socializarse. Los expertos coinciden en que es una parte fundamental para el desarrollo intelectual y afectivo del niño.

Los juegos y juguetes más beneficiosos son los que promuevan la propia creatividad y la participación del niño. Algunos juguetes, especialmente los que imitan a personajes del cine o la televisión, pueden resultar muy atractivos, pero no demasiado instructivos, ya que los niños juegan según los guiones marcados por otros. Además, corren el riesgo de convertirse en dependientes de estos juguetes y perder la capacidad de crear sus propios juegos.

Por el contrario, existe otro tipo de juguetes que no disponen de un guión predeterminado, sino que ofrecen al niño un amplio abanico de posibilidades de juego. La arcilla, los muñecos o los bloques de construcción permiten infinidad de combinaciones, de roles y de situaciones. Los niños pueden investigar libremente, hacer y deshacer a su antojo o plantear problemas y resolverlos ellos mismos. El uso de este tipo de juguetes fomenta ciertas capacidades muy valoradas en la escuela, como la madurez, la imaginación o el pensamiento creativo.

Como ejemplo de juguetes educativos mencionamos los juegos de construcción como los bloques o los rompecabezas, muy adecuados para desarrollar las capacidades intelectuales del pequeño. Por otra parte, los juegos de mesa como el tradicional parchís o la Oca incentiva el juego en grupo. Y finalmente los juegos de memoria ayudan a formar los esquemas mentales básicos de la mente del niño y le ayudan a desarrollar las capacidades que en el futuro le acompañarán.

Por:
Etiquetas:
Categorías: Infancia


0 Comentarios Enviar un comentario