Los Niños y las Mascotas

Los niños y las mascotas pueden ser compatibles o no, depende de quien llegue primero al hogar. Este hecho nos puede suponer un pequeño problema ya que tanto los niños como los animales pueden tenerse envidia. En Cosas de Bebés vamos a daros algunos consejos.

0 comentarios
adm834ha
martes, 4 diciembre, 2007
niños y mascotas

De por sí los niños y las mascotas son una buena combinación. Además todo adulto que se ha criado con una animal doméstico suele guardar buenos recuerdos de esa época. Aunque, por otro lado, también puede ocurrir lo contrario que con la llegada de un nuevo miembro a la familia se sientan amenazados.

Los bebés producen nuevos olores, sonidos... en fin, nuevas percepciones en nuestra mascota. Además acaparan mucha más atención que nuestro perro o gato por lo que éste se sentirá desantendido y por lo tanto enfadado con la llegada del nuevo ser. Para que este hecho se vea menos acentuado os damos algunos consejos útiles:

  • Ir introduciendo en casa olores nuevos como colonia infantil, polvos de talco y mostrárserlos al animal para que se vaya familiarizando con ellos.
  • Cuando tengamos ya preparado y decorado el cuarto del futuro bebé debemos dejar a nuestra mascota que inspeccione todos los rincones.
  • Al nacer el bebé es recomendable enseñarle al gato o perro una prenda del pequeño para que la huela. Después realizar un primer encuentro entre el animal y el recién nacido siendo sujetados ambos.
  • Cuando el bebé duerma podemos prestar atención y jugar con nuestra mascota para que no se sienta aislada.

Al ser el animal doméstico el que llega a nuestro hogar por primera vez las recomendaciones son menos restrictivas ya que los niños, por natuleza, aman a cualquier bicho que se les presente. A pesar de ello hay que tomar algunas medidas:

  • Hay que destinar un lugar tranquilo para la comida y el descanso de la mascota en el que los niños no puedan acceder.
  • Hablar a nuestro hijo sobre los animales para que entiendan que no son un juguete y que deben ser respetados.
  • Cuando ya se hayan hecho amigos y confíes en que no va a pasar nada malo, inventa juegos en el que participen juntos.

Para que los niños y mascotas sean felices juntos, hay que supervisar siempre sus encuentros en los primeros meses de convivencia. Así evitaremos sorpresas inesperadas y conseguiremos vivir en un hogar en armonía.

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *