Cómo saber si tu hijo es zurdo

Autor: Comentar
Comparte este artículo
Hasta que tienen unos dos o tres años, los niños suelen utilizar las dos manos, sin que se note una predominancia clara de una sobre la otra, por lo que al principio, no es fácil saber si el niño es o no zurdo.

niño

En los niños zurdos, el hemiferio derecho del cerebro predomina sobre el izquierdo. En parte, esto de debe a una influencia hereditaria, aunque esto no quiere decir que si uno de los padres es zurdo el niño vaya a serlo con seguridad.

Trucos para saber si es zurdo

Para saber si un niño es zurdo, no solo tienes que fijarte en la mano con la que escribe o con la que come. Es importante qu te fijes en cómo realiza otro tipo de actividades espontáneas, como hacer fotos, jugar con un balón…

Por ejemplo, fíjate en la mano con la que el niño realiza estas actividades, porque te pueden dar una pista:

  • hojear un cuento
  • llenar un vaso
  • saltar sobre un pie
  • abrir el envoltorio de un caramelo

Qué hacer si tu hijo es zurdo

Si al final te das cuenta de que el niño es zurdo, lo mejor que puedes hacer es ayudarle a definir su lateralidad. Es decir, no le obligues a que escriba con la mano derecha, porque será peor. Es mucho mejor que ayudes al niño a desenvolverse sin problemas con la mano izquierda en todas las actividades cotidianas.

Esto es importante, ya que si obligas al niño, puedes crearle trastornos importantes como dificultades en la escritura o en la lectura.

¿Ser zurdo es un problema?

Definitivamente, no. En la actualidad, ser zurdo no es un problema. Es cierto que todo está pensado para los diestros, pero los zurdos enseguida suelen aprender a adaptarse y además, hay todo tipo de artículos pensados para zurdos.

El único problema para el niño puede ser en el colegio, al aprender a escribir, ya que se tapará con el brazo todas las letras y al no ver la palabra que escribe, puede acabar cometiendo errores. De todas formas, los profesionales del colegio sabrán cómo ayudarle.

Por:
Etiquetas:
Categorías: Consejos, Desarrollo, Infancia


0 Comentarios Enviar un comentario