Grietas en el pecho durante la lactancia

Autor: Comentar
Comparte este artículo
Las grietas aparecen como  pequeños cortes en el pezón, que normalmente se deben a una  posición incorrecta del bebé al succionar, o porque no abarca toda la aureola del pecho dentro de su boca, por ello es muy importante conocer la causa y corregirla, para evitar las dolorosas grietas.

Grietas en el pecho durante la lactancia

Las grietas son la principal causa del abandono de la lactancia y es más fácil prevenir  que curar, ya que una vez  se instalan en el pecho de la madre, no son fáciles de solucionar con un simple tratamiento, teniendo en cuenta que la principal causa de su aparición es que el bebé se coge mal.

Si las grietas ya están instauradas en el pezón, recuerda antes de comenzar a dar de mamar a tu bebé, estimular la producción de leche, para que el pezón esté húmedo cuando el bebé comienza a succionar; si sólo es uno de los pechos el que presenta las grietas, comienza por el pecho sano, para que el niño succione el agrietado con menor avidez.

Puedes usar una pezonera de silicona, temporalmente y tratar de variar la posición del bebé, para encontrar aquella que sea menos dolorosa: procura dejar secar los pezones al aíre. Puedes aplicar una pomada de lanolina o caléndula para aliviar el dolor, pero, por sí sólas, resultan ineficaces; lo más importante es evitar la humedad en las grietas para que cierren, por ello es recomendable colocar discos de limpieza, que debes de cambiar con frecuencia.

Las cataplasmas de col suelen resultar efectivas en grietas en el pecho y  mastitis; machaca bien un hoja de col en el mortero,  colócala en una gasa y aplícala dentro del sujetador varias veces al día; también puedes colocar después de que el bebé termine de mamar, unas gotas de leche en las grietas, que tiene propiedades caicatrizantes y antibacterianas y dejar  secar al aíre.

Imagen de: dra-amalia-arce

Por:
Etiquetas:
Categorías: Consejos, Lactancia


0 Comentarios Enviar un comentario