Los mejores Colchones para bebés

colchones bebes

El descanso se convierte en uno de los pilares fundamentales en la vida, no solo de los adultos sino también de los más pequeños, puesto que dormir las horas de sueño adecuadas determinarán en buena medida la capacidad de aprendizaje, desarrollo del lenguaje o, incluso, evitar comportamientos hiperactivos.

Durante sus primeros años de vida, los bebés dedican buena parte de su tiempo a dormir hasta, por lo menos, los dos años. Hasta entonces, su infancia se desarrolla en un mundo de fantasía que les aportará la energía necesaria para afrontar las duras pruebas que en un futuro no muy lejano les presentará la vida. Al igual que los adultos, los más pequeños tienen su propio ritmo y presentan unas necesidades de sueño determinadas que deben satisfacer.

 colchones descanso en familia

Por esa misma razón, es muy importante elegir un colchón para bebé adecuado, que aporte todo el confort que el niño necesita para mejorar su propio bienestar físico y mental. Igualmente, a la hora de elegir este medio de descanso para los pequeños, hemos de prestar atención a factores como son, por ejemplo, el tipo de tejido para evitar posibles reacciones alérgicas, dado que la piel de los bebés es durante estos años mucho más sensible que la de un adulto; o su firmeza y composición, para evitar que en un futuro pueda padecer problemas de espalda a una edad temprana, por no hablar de dificultad para conciliar el sueño.

La calidad y firmeza del colchón son dos de las cualidades más importantes a la hora de adquirir este tipo de productos. Nuestros hijos se merecen el mejor descanso para disfrutar de un buen estado de salud cuando lleguen a la vida adulta. Si nos atenemos a las investigaciones realizadas al respecto, se llegará a la conclusión de que hasta el primer año, el menor duerme entre 16 y 17 horas, es decir, prácticamente todo el día. Del primer al tercer año, se recomienda que los niños duerman en torno a las 13 horas, mientras que del cuarto al quinto año se reduciría a unas 12 horas.

En cualquier caso, para aportar el máximo confort a nuestros hijos y asegurar las horas de sueño adecuadas para que puedas disfrutar de una salud fuerte y resistente, hemos de considerar algunos aspectos antes de adquirir su colchón:

colchones descanso bebes

-En el caso de que nos refiramos a los bebés menores de dos años, los pediatras recomiendan un tipo de colchón con viscoelástica para reducir la posibilidad de que la presión pueda quedar retenida en la zona de sus hombros, caderas y cabeza. Gracias a este tipo de colchones evitaremos que nuestros retoños padezcan lo que se conoce como síndrome de cabeza plana o muerte súbita o bronco-aspiraciones por reflujos. No obstante, en el caso de que los bebés suden demasiado, es recomendable evitar este tipo de colchones porque retienen el calor corporal y le impedirán descansar convenientemente. En estos casos concretos, también puedes optar por un colchón de espumación.

-Los colchones deben ser hipoalergénicos, además de estar dotados de las características fundamentales para asegurar su correcta transpirabilidad. Además, deben estar fabricados con materiales con tratamientos anti ácaros para crear una buena barrera higiénica.

-Cuando nuestros hijos vayan creciendo un poco más, se recomienda en la franja de los 3 a los 8 años  elegir un colchón cómodo que le aporte libertad en sus movimientos. Las dificultades en cuestiones de psicomotricidad, cierta irritabilidad, alteración del sistema nervioso o, incluso, problemas de diabetes son algunos de los trastornos que según confirman los pediatras podrían estar asociados al uso de un colchón inadecuado. Para más señas, es importante que el colchón en cuestión esté fabricado en una tela térmica para mantener una temperatura adecuada sin llegar a extremos y a con un tratamiento eficaz contra los ácaros.

-Hay varios tipos de colchón adecuados para las cunas del bebé como son, por ejemplo, los de muelles, que son más frescos y transpirables pero no tienen poder de reducción de presiones en el descanso. Los de HR (colchones de espumación) mantienen la firmeza adecuada, pero con una gran suavidad inicial en la acogida gracias a sus acolchados y tejidos. Finalmente estarían los colchones de cuna viscoelásticos que, además de lo anterior, reducen las presiones en el descanso.  Depende del niño, se recomendarán mejor unos u otros, aunque todos estos son adecuados para asegurar su correcto desarrollo físico.

colchones bebes para dormir

-El peso del bebé también es un factor importante a tener en cuenta, puesto que cuanto mayor sea el recién nacido, el colchón debe gozar de un grado de firmeza superior para que le pueda proporcionar el sustento y descanso apropiado. De todos modos, por mucho peso que tenga un bebé, siempre pesará poco con respecto a la resistencia testada que tienen estos colchones.

¿Y vosotros?, ¿qué tipo de colchón utilizáis para vuestro bebé?

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *