Causas de fiebre en el bebé

Autor: Comentar
Comparte este artículo
La fiebre en sí, no es una enfermedad, es un síntoma; es el incremento de la temperatura corporal, debido a la elevación del punto establecido como termorregulación, como parte de la reacción de la respuesta inmune.

Desde el punto de vista clínico,  el promedio de temperatura corporal normal corresponde a una temperatura oral de 37º C., la temperatura rectal es aproximadamente de 37º C. y la temperatura axilar aproximadamente es de 36,5º C.

Causas de fiebre en el bebe

La temperatura corporal puede sufrir ligeras variaciones como resultado de cambios normales en la temperatura diurna de alrededor de 0.5º  C.; siendo más altas en horas tempranas de la noche y más bajas en horas tempranas de la mañana. La fiebre se produce como consecuencia de una alteración del mecanismo que regula la termorregulación en respuesta a varios estímulos y que pueden ser infecciosos o no infecciosos que desencadenan la respuesta inflamatoria.

Las causas del aumento de fiebre pueden ser debidas a diversas causas:

Exceso de temperatura

Desajustes de incubadora
Fototerapia
Exceso de luz solar
Habitaciones o vehículos cerrados
Exceso de ropa

Trastornos de hidratación

Aporte pobre de agua, problemas de amamantamiento, fórmulas concentradas
Pérdida de agua por enfermedad diarreica aguda o diabetes insípida.

Trastornos del metabolismo

Hipertiroidismo

Acciones médicas

Pirógenos o agentes productores de fiebre
Medicamentos, como penicilina o atropina
Vacunas
Agentes biológicos

Agentes tisulares

Quemaduras
Traumatismos
Inyecciones IM

Trastornos del sistema nervioso central y neurovegetativo

Trauma craneal
Hemorragia intracraneal
Disautonomía familiar -trastorno hereditario, que afecta a los nervios-

Infecciones

Virales
Bacterianas
Micóticas

Lo primeo que debes de hacer para asegurarte de que tiene fiebre, es usar siempre el mismo termómetro y tomar siempre la temperatura en el mismo lugar, para que los grados no varíen. Si padece fiebre, no abrigues al pequeño en exceso; refrescarle la nuca y la frente con un paño mojado con agua tibia, así como las ingles y las axilas, ayudará a bajar la temperatura.

Si la fiebre supera los 38º C., adminístrale un antipirético aconsejado por el pediatra y en las dosis recomendadas para cada edad  y puedes ayudarle también con un baño de agua tibia, nunca fría y colócale una ropa ligera, para que pueda descansar mejor. Dále de beber mucho líquido para evitar la deshidratación.

Fuente Imagen: Fernando Coello Vicente/flickr

Por:
Etiquetas:
Categorías: Consejos, Desarrollo, Infancia


0 Comentarios Enviar un comentario