Cómo distinguir el llanto del bebé

Autor: Comentar
Comparte este artículo
Con el paso del tiempo, todas las madres se hacen expertas en llantos de bebé y les basta uno o dos segundos para saber si llora por cansancio, hambre o porque le duele algo. Hace falta práctica para eso, así que no te preocupes si tú todavía  no sabes por qué llora, te daré las claves para distinguir el llanto del bebé y que sepas en todo momento qué necesita:

  • Cansancio: primero protesta de forma irregular que va aumentando y notándose el mal humor hasta que se convierte en un llanto profundo que indica que está muertito de sueño (tres alaridos cortos, un llanto fuerte, dos respiraciones cortas y otro llanto más largo y agudo). Patalear y agitar los brazos son también otras señales de cansancio, igual que agarrarse las mejillas, las orejas o arañarse la cara.
  • Excitación: este llanto suele darse cuando ya no quiere jugar más pero los adultos siguen ahí queriendo entretenerlo, los bebés también tienen su límite. Podrás identificarlo si el llanto es largo y fuerte y además mueve la cabeza evitando la luz y a otras personas.

bebe llorando

  • Cambio de posición: los bebés también se aburren de estar en el mismo sitio, y cuando lo están comienzan a hacer ruidos y a darse la vuelta de las cosas que tiene delante para jugar con los dedos. Si lo cambias de posición y sigue así lo mejor es que lo acuestes a dormir.
  • Dolor o gases: lo muestra con un grito muy agudo de repente y entre grito y grito contiene la respiración. Además, todo el cuerpo se tensa y la cara se le contrae mostrando dolor.
  • Hambre: es un llanto ligero, como si estuviera tosiendo. Comienza a llorar poco a poco hasta que ya es muy seguido y más alto al tiempo que se lame los labios y mueve la cabeza a ambos lados.
  • Frío: un fuerte llanto mientras el labio de abajo le tiembla y hasta puede tiritar. Suele pasarle cuando lo sacas de la bañera o le cambias el pañal, así que evita ventanas abiertas y corrientes de aire.
  • Calor: empieza con un gimoteo hasta que pasados unos minutos no puede más y rompe a llorar y en lugar de respirar con normalidad. Suele jadear.
  • Caquita: gruñe, llora y se retuerce. El llanto se suele confundir con el de hambre, así que si no es la hora de comer vigila el pañal.


0 Comentarios Enviar un comentario