La sonrisa del bebé

Cuando vemos a nuestro hijo sonreír nos está expresando que esté feliz y sano, el hecho de reír nos demuestra que su desarrollo mental y físico van por buen camino.

Muchas veces puede pasarnos que vemos sonreír a nuestros pequeños mientras duermen, un hecho que nos llenará de ternura. En muchas culturas este tipo de sonrisa se conocen como sonrisa de ángel (por el Ángel de la Guarda). Y es muy normal dentro del sueño profundo, pero sólo se trata de un acto reflejo.

Otro momento en el que suelen reír, con sonoras y tiernas carcajadas es cuando les hacemos cosquillas en su barriga. Ya a los dos meses esta sonrisa será respuesta a lo que le provoca placer. En este caso responderá con una sonrisa a los juegos y a las risas de los padres.

sonrisa

Cuando van creciendo se irá desarrollando su sentido del humor. Alrededor de los cinco meses podrá reconocer los rostros de quienes lo rodean y empezarán a provocar para que nosotros nos riamos con ellos, dando grititos de placer y alegría al sentirse correspondidos.

Jugar al «escondite» también los hará reír mucho, cuando, por ejemplo, les estamos dando de comer y empezamos a escondernos detrás de una servilleta, ellos realmente pensaran que desaparecimos, pero al ver que aparecemos ‘mágicamente’ les provocará alegría y ganas de reír, al hacerlo varias veces sus carcajadas serán cada vez más fuertes y sonoras.

El catálogo de risas y sonrisas es amplio, podrán reír también cuando se sienten orgullosos de haber logrado hacer algo que antes le resultaba difícil, o una risita cómplice (cerca de los 12 meses) cuando algún adulto lo pesca haciendo algo que no debía hacer.


Lo cierto que los pequeños por medio de la risa hacen que se nos llene de ternura el corazón. Su carita se verá radiante y sus ojos acompañaran su gran sonrisa.

Foto | Flickr

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *