Los Miedos de los Niños

0 comentarios
adm834ha
martes, 25 marzo, 2008

Licencia de creative Commons de Reconocimiento / Autor: Ben Francis

Los miedos en los niños es algo totalmente normal. Además los temores suelen ser universales, aunque pueden variar de un niño a otro en función de las situaciones en las que vive. Te vamos a explicar los miedos más comunes.

Los miedos empiezan a aparecer durante el primer año de vida y se hacen más intensos durante los cuatro y seis años. Las reacciones que conllevan estos temores son reacciones fisiológicas como pueden ser el tartamudeo, la taquicardia, o la ansiedad. Aún así, los miedos infantiles son normales y además, son beneficiosos para los niños, ya que les ayudan a evolucionar y a adaptarse a esos miedos para que desaparezcan.

En los niños se producen diferentes tipos de miedos:

1. Miedo a las personas desconocidas: debes advertir a tu hijo sobre los peligros que conlleva hablar con desconocidos, pero sin llegar a aumentar sus miedos. Enséñale a que no debe aceptar cosas de alguien que no conoce, ni darle la mano o irse con esa persona. Apórtale seguridad y confianza pero enséñale a ser precavido.

2. Miedo a la oscuridad: este temor está relacionado con las pesadillas, los sueños o las fantasías que experimenta el niño. También puede ser consecuencia de algún cuento que le hayan contado sobre monstruos o brujas. Un remedio para que el niño se sienta un poco más seguro es dejarle una luz encendida hasta que se duerma.

3. Miedo a los animales: es recomendable que desde pequeños, los niños se acostumbren a ver o estar con animales; para ellos, puedes enseñarle fotos o contarle algún cuento sobre perros, gatos… también, cuando veas un perro de alguien conocido, puedes acercarte y acariciarle: tu hijo al verlo tomará la misma postura. Poco a poco el miedo se irá yendo.

4. Miedos diurnos: si tu hijo sufre miedos nocturnos es posible que la causa sean las pesadillas. Muchos niños sólo pueden dormirse si están junto a sus padres, pero si se acostumbra a dormirse con vosotros adquirirá un hábito que será difícil de solventar. Para que desaparezca este tipo de miedo evita la excitación del niño antes de irse a dormir, y si el pequeño grita por la noche ves a su cama y cálmale. Es recomendable que hables con el de lo que le ocurre.

Los padres debemos prestar atención a los temores de nuestros hijos, además de darles todo el apoyo posible para que logren superarlos. No hay que ser demasiado protectores, pero sí debemos comprenderles y darles seguridad para que, poco a poco, sean ellos mismos quienes venzan sus miedos.

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *