Cómo hacer para que el padre participe más

Para que los pequeños logren desarrollar vínculos estrechos con ambos padres será necesario que ellos participen de forma activa en su crecimiento y evolución.

Si bien es cierto que durante los primeros meses de vida estará más en contacto con su mamá,  el padre no deberá sentirse excluido y podrá participar de diferentes actividades como bañarlo, hacerlo dormir o acunarlo.

Es muy importante que el padre esté presente desde la gestación. En este momento ya se puede establecer un lazo fuerte. Mediante unas investigaciones llevadas a cabo dentro de un grupo de niños, los bebés de un año protestaron de igual forma por la separación del padre y de la mamá. Por otro lado,  los pequeños de 9 meses o menos sólo protestaron por la separación de su mamá.

Cuando los padres se encontraban presentes, un poco más de la mitad de los niños buscaban a su mamá, pero casi la mitad mostró tanto o mayor inclinación hacia su padre. Cuando un padre se encuentra presente dentro de la crianza se producen variados efectos positivos en ellos, generando niños independientes, autónomos y creativos. Todo este apoyo permite que los niños afronten sus problemas de mejor manera.

papa

Dentro de la educación de los niños,  el padre y la madre cumplen diferentes roles, pero una buena comunicación entre ellos le dará la seguridad necesaria a los pequeños, sin olvidar que las responsabilidades deben compartirse.

Cuando los niños son un poquito más grandes,  una actividad que les encanta disfrutar con los padres es la lectura, leerles historias y cuentos ayudará a desarrollar las habilidades cognitivas y verbales del niño.

Como te dijimos hace algunas líneas,  el bebé puede reconocer la voz del padre y de la madre. Se supo que cuando el padre se acerca al vientre del pequeño,  se le acelera el ritmo de su corazón, de esta forma se hace la relación más estrecha.

Los padres tampoco deberán perder de vista que durante la lactancia materna las madres se encuentran muy cansadas, así que una manita extra nunca viene mal.

Foto | Flickr

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *