El VIH en el embarazo

Autor: Comentar
Comparte este artículo
El Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) es causante de diferentes infecciones y enfermedades al sistema inmunológico. Si la enfermedad progresa suele aparecer el SIDA, el cual  puede controlarse pero aún no existen medicamentos que permitan su cura definitiva.

stk61228cor

El VIH tiene la capacidad de dañar los nervios y el cerebro de las personas, destruyendo las defensas del organismo contra enfermedades. Lamentablemente,  el número de mujeres en edad fértil está aumentando. Una mujer que está embarazada puede transmitirle la enfermedad a su hijo sin saberlo. Es importante que se tome conocimiento en la materia ya que un gran porcentaje de los bebés mueren antes de los tres años si no son tratados adecuadamente.

En la actualidad existe un tratamiento que reduce la transmisión entre la madre y el hijo pero es necesario saber si se está o no infectado con VIH. En países como Canadá se les aconseja a todas las mujeres embarazadas que se realicen un análisis de sangre en el que se incluye la prueba del VIH.

En la actualidad se estima que 0.2 por ciento, dos de cada mil, embarazadas es VIH positivo. De este porcentaje,  el tercio pudo haber transmitido el virus al pequeño en su vientre, esto sucede si no se lleva a cabo ningún tratamiento.

Una investigación realizada ha permitido descubrir la presencia de VIH en la leche materna, así que puede transmitirse también mediante la lactancia materna. En este caso,  las madres que eran seronegativas durante la gestación pueden contagiar a sus bebés si ellas fueron infectadas durante la lactancia. Si bien,  desde este sitio siempre alentamos la lactancia materna, consideramos que en estos casos puntuales se alimente a los pequeños mediante leche de fórmula.

133884217

En el caso de que estés embarazada tendrás la posibilidad de reducir un 60% el riesgo de trasmitir el virus al pequeño. Mediante la administración de zidovudina en mujeres VIH positivas se ha disminuido notablemente la transmisión a su hijo. Muchos profesionales aconsejan seguir con su administración hasta después del nacimiento del niño.

Normalmente también se le suministra esta medicación al bebé recién nacido hasta alcanzar las seis semanas de vida. Se debe tener en cuenta que la medicación puede tener efectos adversos, por lo tanto,  es necesario avisarle al médico ante cualquier síntoma poco habitual. Las probabilidades de que un bebé se infecte mediante tratamiento es de 1 entre 12.

Foto | Flickr

Por:
Etiquetas:
Categorías: Embarazo


0 Comentarios Enviar un comentario