Tratamientos naturales para los ardores de estómago durante el embarazo

Es raro que la embarazada esté  libre de indigestión, ya que las hormonas que su cuerpo produce  relajan todos los tejidos del músculo liso, incluyendo el estómago, lo que hace que sea más fácil que el ácido del estómago entre en el esófago y su expansión del útero empuje el estómago fuera de su posición normal, produciendo una acidez estomacal; para evitarlo, puedes probar los siguientes remedios:

Ciertos alimentos pueden desencadenar acidez, mientras que otros la calman, por eso es importante conseguir buenas bacterias en tu estómago y los intestinos y,  de esta manera,  ayudar a que tu sistema digestivo funcione más eficazmente.


Hay que evitar el exceso de suplementos y optar por obtener su nutrición a través de los alimentos, como un yogur al día durante el embarazo ayuda a calmar  la indigestión. Aumenta  la cantidad de fibra en tu dieta también ayuda con la acidez estomacal, como las frutas y verduras y cereales integrales son buenas fuentes de fibra y las almendras, miel y leche fría son conocidos calmar la acidez estomacal. 

Bebe mucha agua cada día, al menos dos litros, para restaurar un nivel de pH equilibrado en  tu estómago; además ayudará  a suavizar la piel, reducir el estreñimientoy librar a tu cuerpo de toxinas que pueden causar la hinchazón. Debes de  evitar los alimentos fritos, bebidas gaseosas, frutas o zumos cítricos y alimentos picantes, para evitar la acidez.

Existen muchas plantas medicinales para aliviar el ardor de estómago, pero, que sean seguras y recomendadas para embarazadas, se encuentran la raíz del jengibre y la menta son dos de las hierbas más seguras y eficaces para calmar los síntomas de acidez.


Evita usar ropa ajustada, come porciones más pequeñas  de cuatro a seis veces al día; o comer de dos a tres horas antes de acostarse y duerme  con un par de almohadas para que tu cabeza esté elevada. No te acueste después de las comidas y practica  ejercicio con regularidad y sobre todo agacharse después de las comidas. 

Fuente Imagen ThinkStock.

 

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *