Viajar con un Bebé

Autor: Comentar
Comparte este artículo
Viajar con un Bebé

A estas alturas de verano puede que te hayas planteado llevarte a tu bebé unos días de vacaciones. Antes de hacerlo tienes que seguir una serie de precauciones que te ayudarán en el viaje. Si el viaje es muy lejano conviene conocer las condiciones sanitarias del país donde vas y las vacunas que son necesarias. Prepara su maleta con esmero. Tendrás que incluir abundante ropa para cambiarle, y lo necesario para su alimentación e hidratación. En el lugar de destino no dejes que consuma agua del grifo, utiliza agua embotellada.

Viajes en el medio de transporte que viajes, la seguridad y bienestar de tu bebé es la más importante.

Si decides ir en coche, lo primero y esencial es que coloques al bebé en una silla de seguridad homologada y adaptada para su edad. Lo ideal es viajar de madrugada, para que el niño duerma la mayor parte del camino y se le haga menos pesado. En todo caso, se deben evitar las horas de mayor calor. Si ponemos el aire acondicionado, debemos vigilar cada poco tiempo su temperatura y si llevamos las ventanillas bajadas, hay que evitar las corrientes de aire. La temperatura ideal del coche está entre los 20 y los 22 grados. Las puertas traseras deben ir siempre bloqueadas. Realiza cuantas paradas sean necesarias e hidrátale con frecuencia. Puedes poner música tranquila en el coche para que vaya más relajado.

No le des de comer o beber durante el viaje, para evitar los mareos. Hazlo en las paradas del camino y con alimentos que no sean pesados. De todas formas, no viene mal que consultes a tu pediatra sobre un antimareos antes de salir.

Si viajas en avión, ten en cuenta que los niños menores de 2 años no pagan ya que no ocupan plaza, pero sí necesitan un billete de embarque. Informa antes de comprar tu billete que viajas con un bebé. Para los viajes de largo recorrido, las líneas aéreas disponen de cunas o sillas adaptadas para ellos, pero deberás avisar con antelación. Los bebés pueden viajar sin problemas en un avión a partir de las 3 semanas de edad.

Si tu elección ha sido el tren, viajar con niños menores de 4 años es gratuito en la gran mayoría de líneas si no ocupan asiento. Si lo ocupan suelen ofrecer grandes descuentos. Si tienes la posibilidad, puedes viajar en un tren-hotel por la noche. Así tu hijo podrá dormir durante el camino y no se dará cuenta de la cantidad de horas que pasará ahí.

Por último, si vas a utilizar el barco, adquiere antes equipamiento de seguridad homologado para tu bebé. Puedes encontrarlos en Sistema de Seguridad Marítima y leer algunos consejos para el viaje, en la web de la Guardia Civil.

Por:
Etiquetas:
Categorías: Consejos


0 Comentarios Enviar un comentario