Alimentos saludables para las glándulas mamarias

Cuando se habla de «glándulas mamarias» se hace referencia a las glándulas que producen leche en las mujeres. Una nutrición adecuada puede ser clave en el desarrollo y mantenimiento de  glándulas mamarias sanas.

Existen algunos alimentos que de forma natural  protegen el cuerpo y promueven la buena salud, ya que ayudan a prevenir la enfermedad, mientras que otros pueden afectar negativamente a la salud materna y conducir a un aumento en la probabilidad de desarrollar en los senos cáncer de mama.

Los productos frescos contienen antioxidantes beneficiosos que son esenciales para muchos sistemas diferentes en su cuerpo, incluyendo las glándulas mamarias y pueden ayudar a combatir los radicales libres, los cuales aumentan el riesgo de cáncer y otras condiciones de salud, por lo que se recomienda consumir de dos a cuatro porciones de frutas y de tres a cinco porciones de verduras por día para mantener la salud de los senos.

Muchos tipos de leche y la carne contienen hormonas añadidas, como los estrógenos, y un alto nivel de grasas en la dieta, que se han relacionado con el desarrollo a una edad temprana y un mayor riesgo de cáncer de mama. Los consumidores deben seleccionar productos libres de hormonas para su salud óptima. Los alimentos saludables que pueden sustituir a las carnes incluyen los frijoles, las nueces, el tofu y la soja.

Para una salud óptima de la glándula mamaria, deberías de consumir más de una o dos tazas de café u otras bebidas con cafeína por día. También debe limitar su consumo de alcohol a un máximo de tres porciones por semana y beber unos dos litros de agua por día, el té de hierbas también puede ser un sustituto nutritivo para el café y el alcohol.

El consumo de muy poca vitamina D puede aumentar el riesgo de padecer una variedad de problemas de salud, que incluyen cáncer de mama y los trastornos relacionados con la glándula mamaria. Para ayudar a reducir el riesgo de una deficiencia de este nutriente, trate de incluir alimentos ricos en vitamina D en tu dieta, como salmón, caballa, sardinas y atún en aceite, huevo entero, hígado de vaca, setas y aceite de hígado de bacalao;  en algunos casos, puede ser necesario un suplemento de vitamina D, siempre que esté prescrito por el médico.

Fuente Imagen ThinkStock.

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *