Beneficios del pilates durante el embarazo

El Pilates está considerado una de las mejores formas de realizar ejercicio para una mujer embarazada. Ayuda a mantener y mejorar la condición de los músculos del suelo pélvico  y abdominales.

 

Los ejercicios se pueden adaptar en cada etapa del embarazo, además no incrementarán la presión sobre las articulaciones o la espalda; de hecho,  esta última se fortalecerá al igual que el estómago y los músculos de alrededor de la zona de la pelvis, lo que permite que el embarazo, parto y recuperación, sean más fáciles.

En el primer trimestre, los cambios hormonales en el cuerpo pueden hacer que te sientas agotada y con náuseas, pero el ejercicio suave, incluso se puede hacer mientras estás acostada en la cama; te ayudará a energizar el cuerpo y te harán sentir mejor física y mentalmente, ya que las técnicas de relajación, tranquilizan el cuerpo y la mente.

El segundo trimestre es, para la mayoría de las mujeres, la parte más fácil del embarazo. Aunque el cuerpo está cambiando y en expansión, los niveles de energía son generalmente altos y se deben de aprovechar estos momentos, para maximizar los ejercicios y darle todas las ventajas para los meses venideros.

En el tercer trimestre, las mujeres tienden a sentirse pesadas e incómodas y las hormonas destinadas a aflojar las articulaciones de la pelvis pueden causar dolor de espalda. El peso adicional del bebé puede desplazar su centro de equilibrio, las piernas pueden hincharse y desarrollarse venas varicosas. Los ejercicios de Pilates en el embarazo, fortalecen los músculos  centrales, que conducen a tener una mejor postura y una buena circulación.

Durante el trabajo del parto, la mejora en el tono muscular y la buena circulación adquirida a través de la práctica de Pilates,  también será de utilidad a la hora de dar a luz. Una mejor circulación permite un mayor suministro de oxígeno en el útero y esto es menos doloroso para el bebé y las técnicas de respiración utilizadas en el método Pilates,  pueden ayudar con el control de la respiración durante el parto.

Fuente Imagen ThinkStock.

 

 

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *