Carta a mi bebé

Ya son cuatro meses que te tengo dentro de mí y la ilusión y las ganas de verte pueden  más que nada en este mundo, anhelo el momento de verte, de tocarte y de sentirte entre mis brazos, algo mío y de tu papá, que también espera con deseo tu llegada.

Carta a mi bebe

Siempre  fuiste un bebé deseado, ¡eso nunca lo dudes!, aún recuerdo los planes, las ilusiones y el deseo de tener un hijo, de que llegará  un nuevo ser a nuestra vida y junto a tu hermanito, formarás parte de la familia.

Aunque aún queda tiempo para verte, te siento dentro de mi, como te mueves, la señal de que estás ahí, que estás vivo y sé  que deseas llegar, deseas conocer a tus papás y nosotros a tí, de darte lo mejor, de querete y de enseñarte a caminar poco a poco por este mundo.

Todavía,  llegan recuerdos a mi mente del momento en que tu hermanito llegó al  mundo, su piel sonrosada, sus pequeñas manitas y su potente llanto, que daba fé de que estaba ahí y poco a poco fue creciendo un niño sano, feliz y lleno de vida. Ha habido altibajos sí, pero han valido la pena los sacrificios y dolores de cabeza, por verle salir adelante.

Ahora tú, cada día queda menos para vernos y que conozcas a toda tu familia, a tus abuelos, a tus tios, atus primos y que vayas caminando seguro por la vida, bajo nuestro abrigo, que no sufras, que no te falte nada y que siempre puedas caminar seguro por esta vida.

Pienso y además creo,  que serás todo  carácter, ¡no hay nada más que ver a tu hermanito!; sólo espero,  que no tengas problemas para llegar, que todo salga bien y quiero que sepas y que no olvides,  que aunque no estás, ya te queremos y te esperamos  con ansia para llenarte de besos.

Imagen de: datosparamujeres

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *