El mejor baño para tu bebé con gas natural

El gas natural es una de las energías más limpias, cómodas de instalar y seguras que podemos incluir en nuestros hogares para generar ese ambiente cálido que precisan cada una de las estancias de nuestro hogar cuando el frío arrecia y nuestros bebés requieren del cobijo y calor, ¿quieres conocer las ventajas de este gas para la mujer Embarazada y sus futuros hijos?

Nuestros retoños, especialmente cuando apenas cuentan con unos pocos meses de vida, precisan de toda nuestra atención en aras de que en un futuro no muy lejano puedan disfrutar de un estado de salud envidiable. La higiene es uno de los aspectos que más debemos cuidar en nuestro bebé para evitar que cualquier infección pueda afectar a su organismo. En el caso de sus baños semanales, hemos de controlar la temperatura del agua para evitar que su cuerpo se enfríe y cualquier afección pueda dañar su propio bienestar.

Para conseguir las condiciones más óptimas al respecto, en primer lugar hemos de lograr que la temperatura ambiente de nuestro cuarto de baño se encuentre entre los 23 y 25 ºC, mientras que el agua donde sumerjamos a nuestro pequeño debe situarse entre unas cifras que se corresponden con nuestra temperatura corporal, esto es, entre 35 y 37 ºC.

Si quieres verificar estos datos, puedes servirte de un termómetro de baño o, algo mucho más convencional, de tu propia muñeca o codo para averiguarlo. Todo esto será posible gracias a las ventajas que nos aporta el gas natural, que nos permitirá mantener el agua caliente mientras la vertemos sobre nuestra bañera sin interrupciones de ninguna clase; además, impedirá que las corrientes de aire se cuelen en esta estancia, perjudicando la salud de nuestros pequeños.

Con el gas natural, a diferencia de los acumuladores eléctricos o las bombas de calor, el ambiente cálido y agradable ofrecido para cada una de las estancias de la casa es homogéneo y, además, se mantiene durante un período de tiempo prolongado.

Igualmente, es más conveniente calentar el agua con gas natural puesto que se consume directamente de la Tierra y, a diferencia de otros combustibles fósiles, no ha sufrido transformaciones de ningún tipo, lo que hace que, al mismo tiempo, gas natural sea una energía limpia y respetuosa con el medio ambiente. Además, por medio de este gas obtendrás el agua caliente que tu bebé necesita al instante, sin esperas de ningún tipo.

El baño y los cuidados de higiene que tu pequeño precisa los podrás conseguir gracias a la ayuda que la instalación de gas natural te puede ofrecer al respecto.

¿Vosotros os habéis servido de sus ventajas?, ¿qué os parece?

Contenidos relacionados