El primer baño de mi bebé

El primer baño del bebé es un evento especial, de hecho, cada hora del baño puede ser un momento especial para estrechar lazos con tu recién nacido. El primer baño será un baño de esponja, perfecto en las primeras semanas, hasta que el ombligo cicatrice; elige una habitación caliente con  una mesa con los productos necesarios y un cambiador, para cambiar los pañales al bebé.

0 comentarios
adm834ha
lunes, 6 febrero, 2012
El primer baño de mi bebe

Cubre la superficie con una toalla gruesa y asegúrate de que la temperatura ambiente es de aproximádamente unos 24º C., que ayudará al bebé a relajarse. Reúne todos los productos para el baño del bebé que vas a necesitar: esponja o un paño de lavado limpio; toalla de baño, a poder ser con capucha; pañal limpio; ropa limpia; vaselina; gasas; algodón; alcohol y agua tibia.

A la hora del baño deberás de tener muy en cuenta lo siguiente:

-En primer lugar,  desviste al bebé, sosteniendo la cabeza con una mano.  Deja el pañal y lava  la zona anterior; envuelva al bebé en una toalla, dejando al aire  sólo las áreas que vas a lavar.

Usando una esponja de baño o un paño para bebés,  limpiar dicho área, iniciando la limpieza detrás de las orejas, a continuación  el cuello, los codos, las rodillas, entre los dedos de manos y pies. Presta atención a los pliegues que se encuentran bajo los brazos y alrededor del cuello.

El pelo viene hacia el final de la hora del baño para que el bebé no se enfríe, ten en cuenta  que los recién nacidos no tienen mucho pelo. Para evitar que entre agua en los ojos, incline la cabeza hacia atrás un poco; no hay necesidad de aplicar champú; sólo tienes que utilizar agua.

Ahora es el momento de quitar el pañal y de limpiar la parte inferior y los genitales; en las niñas lava de adelante hacia atrás. El uso de un algodón empapado en alcohol, es suficiente para limpiar el área alrededor del muñón umbilical; después por último aplica una gasa con vaselina sobre el muñón. Con ayuda de la toalla, rode al bebé, coloca la capucha sobre su cabeza e intenta darle palmadas suaves al bebé para secarlo, evitando frotar su piel para  que no se irrite.

Fuente Imagen: Bolivar Sanchez/flickr

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *