Nanas y niñeras

Autor: Comentar
Comparte este artículo
Un punto muy importante a tener en cuenta a la hora de la crianza de un hijo tiene que ver con el cuidado a cargo de una tercera persona que no forme parte del grupo familiar. Muchos se muestran reticentes frente a la idea de contratar a una nana o niñera, pero la verdad es que genera más beneficios que inconvenientes.

niñeras

Uno de los principales puntos positivos es que el trabajo de una nana le permite al pequeño acostumbrarse desde temprana a socializar con otros adultos, comprendiendo que no puede estar todo el día con sus padres.

Además, una niñera es de excelente ayuda cuando ambos padres tienen que trabajar y no cuentan con ningún familiar al cual delegarle el cuidado del niño. Y con la tecnología existente en la comunicación tanto el papá como la mamá puede estar en contacto con la nana mediante un simple llamado o un mensaje de texto.

El punto más negativo de contratar a un tercero para ejercer el cuidado de nuestros hijos está ligado al apartado económico. El sueldo de la niñera no deja de ser un gasto, que se siente sobre aquellos que no cuentan con salarios muy holgados. Sin embargo la labor de las nanas vale cada centavo que se gasta.

Lo que sí hay que revisar bien y tener muy en cuenta es la experiencia. Lo mejor es consultar con familiares o amigos sobre las referencias de alguna niñera que se encuentra capacitada para hacerse cargo de un pequeño y que sea muy responsable. Así podremos irnos de casa tranquilos, sabiendo que nuestros hijos están seguros con su nana.

El tema de la edad no es tan relevante, ya que la responsabilidad no se mide en cuestión de años. El mundo actual nos deja bien en claro de que existen personas jóvenes y adultas que pueden comportarse de modo responsable, mientras que otras no. Lo importante es que posea experiencia en el rubro y que tenga referencias positivas de algún conocido.

Imagen con licencia CC

Por:
Etiquetas:
Categorías: Consejos, Educación


0 Comentarios Enviar un comentario