Botiquín para niños

Autor: Comentar
Comparte este artículo
A la hora de los accidentes de los más pequeños nos tenemos que olvidar del carácter que tienen: pueden sufrirlos tanto niños tranquilos como inquietos. La estación veraniega es en la que más accidentes tienen porque tienen más tiempo libre, juegan en la piscina, el jardín…

botiquin

Toma nota de estos consejos para salir airosa de cualquier percance:

rasponazos: es la herida más común y no suelen necesitar muchos cuidados ya que no suelen ser muy importantes.
En este caso debes lavar la zona durante 5 minutos con agua fría. La mejor manera es colocar la zona afectada debajo del grifo. Cuando veas que ha desaparecido la suciedad o pequeñas arenillas puedes dejar de aplicar agua y usar un producto desinfectante.

cortes: la sangre suele ser muy alarmante, pero debes mantener la calma. El procedimiento es igual que con los rasponazos, hay que lavar y desinfectar la zona y procurando que quede libre de tierra, piedras… Después puedes ponerle una tirita –si son de colores mejor-.
Si son cortes profundos, lo mejor es acudir al médico.

pequeñas heridas: normalmente no son peligrosas pero los niños se impresionan mucho por la sangre.
Si no son graves, debes lavarla con agua y eliminar la suciedad. Debes limpiarlo muy bien para que no queden restos de suciedad para evitar cualquier tipo de infección. Después aplica un antiséptico y evita poner tiritas, es mejor que se cure al aire libre.
Si la herida es profunda se sigue el mismo procedimiento pero después se cubre con una venda estéril. Para evitar que una herida sangre en exceso, debes presionar con delicadeza con una gasa y evitando tocarla durante unos minutos. Es imprescindible que tus manos estén limpias. Si la gasa se empapa coloca otra sobre esa y si es necesario sujétala con un vendaje. Todos los días debes limpiar la herida y taparla con una gasa nueva y limpia y vendarlo.

Imagen: matiasjajaja

Por:
Etiquetas:
Categorías: Consejos, General, Padres


0 Comentarios Enviar un comentario