Hoy en día el mundo vive muy acelerado y cada vez los padres tienen menos tiempo para compartir con sus hijos, de modo que cada vez hay que innovar un poco más en los momentos que se pueden disfrutar en familia. Por dicho motivo, la cocina parece ser un lugar fundamental para implementar un poco de tiempo en común.

cocinando

Cocinar con los hijos es una experiencia inigualable que les servirá a los padres a enseñarles a los más pequeños sobre muchas cosas, en un ambiente de total distención y mucha diversión. Es que en la cocina, los niños no sólo pueden aprender a preparar diferentes platos usando la creatividad, sino que también pueden incorporar nuevos conceptos acerca de la higiene y la bondad de una buena alimentación.

Además hay que destacar que cuando los niños son pequeños siempre tienen la intención de tocar y explorar con los utensilios de cocina, de modo que si se los deja participar de la preparación del almuerzo, la cena o algún postre se pondrán más que felices.

A la hora de comenzar a trabajar en la cocina hay que tener mucho cuidado de que no se corra ningún peligro con objetos filosos o cualquier elemento con el cual los chicos puedan lastimarse. Lo más recomendable es dejarlos llevar adelante las tareas más sencillas, como mezclar, amasar o revolver, según la preparación que estemos haciendo.

Y nunca hay que olvidar que los platos más simples son también los más divertidos, ya que los pequeños podrán disfrutar de sus preparados en pocos minutos. Por ejemplo, pueden preparar canelones con salchichas, una receta muy sabrosa y que puede hacerse en poco tiempo con la ayuda de los niños.

Por último, cuando hayamos terminado de cocinar hay que ofrecerles a los pequeños la posibilidad de actuar como mozos y llevar el plato a la mesa, coronando la participación con un fuerte y muy merecido aplauso.

Imagen con licencia CC

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *