¿Por qué es importante la Vitamina K?

Autor: Comentar
Comparte este artículo
La vitamina K tiene una importante función en la coagulación de la sangre.  Es decir,  permite que en caso de alguna herida en la piel, la sangre se aglutine y forme una especie de “tapón” que impedirá que haya derrame.

Los bebés prematuros y los recién nacidos son propensos a tener déficit de vitamina K y,  por lo tanto,  las hemorragias consecuentes por esta razón en muchos centros hospitalarios se recomienda la inyección de esta vitamina al momento de nacer.

Baby and his mother

Entre las principales propiedades y características que tiene esta vitamina, se encuentran:

– Su aspecto físico a temperatura ambiente es de color amarillo. No se disuelve en agua y sí en las grasas (esto le permite contribuir a la función de taponar las heridas).

– Cuando se hierven los alimentos que la contienen, se pierde esta vitamina.  Por eso es recomendable cocinar a vapor.

– La ingesta de antibióticos produce una destrucción de la flora intestinal que conlleva el hecho de que esta vitamina no pueda pasar de los alimentos a la sangre produciendo una baja de su nivel y las enfermedades consecuentes.

– Se halla, principalmente, en los alimentos que son verdes, por lo cual deben consumirse con regularidad y ser parte de la dieta en los niños y jóvenes. Ejemplo: espinacas, algas, alfalfa, col, coliflor, tomates, guisantes, fresas, hígado, cereales integrales,  etc. son excelentes portadores de esta vitamina. Introducirlas a los niños los más pronto posible evitará futuros rechazos.

– Ayuda a aumentar la densidad ósea por lo que protege de fracturas en los huesos, sobre todo en personas que padecen de osteoporosis.

– Interviene en la generación de los glóbulos rojos.

– Actualmente las investigaciones en el área de cuidados de la piel, recomiendan el uso del Serum de vitamina K como un calmante descongestionante que elimina los enrojecimientos de la piel. Se han obtenido excelentes resultados en el tratamiento de la dermatitis atópica.

La vitamina K fue aislada o descubierta por el Dr. Henrik Dam, en 1935, cuando trataba de curar pollos de granja que morían de hemorragias.  Utilizó la alfalfa como fuente principal y esto le valió el premio nobel de medicina en 1943.

Fuente Imagen ThinkStock.

Por:
Etiquetas: ,
Categorías: Alimentación


0 Comentarios Enviar un comentario