>Cosas De Bebés

Beneficios de las papillas de verduras

Autor: Comentar
Comparte este artículo
 
A partir de los seis meses en el bebé, se empieza con los purés de frutas y verduras,  no demasiado ricas en fibra y que sean bien aceptadas por el niño, como las zanahorias, las patatas y los calabacines, aliñados con un chorrito de aceite de oliva virgen extra.

A medida que pasan los días, dichos papillas podrán enriquecerse con otro tipo de verduras, como las judías o los guisantes, pero evita siempre en los primeros meses, añadir sal.

Beneficios de las papillas de verduras

Existen en el comercio diferentes marcas de purés para bebés, ideales para ciertas ocasiones, pero nada mejor que  preparar tú misma las papillas de tu retoño para aprovechar al máximo los beneficios de las vegetales y hortalizas, ofreciendo de esta manera, la máxima variedad en la alimentación, además de los nutrientes que necesita tu bebé.

La batata aporta a los purés de los bebés un delicioso sabor y nutrientes importantes, como la vitamina A, B3,  C y E; así como minerales, como el potasio, fósforo, magnesio, sodio, hierro y calcio, que aportan una consistencia fina y suave. Las zanahorias son uno de los primeros alimentos que se introducen en la dieta del bebé y muy ricas en betacarotenos, precursores de la vitamina A y muy importantes en el desarrollo del niño. Son ricas en vitamina A, B3, B5, B6, C y ácido fólico y minerales: potasio, sodio, magnesio, calcio, fósforo, hierro y otros minerales en pequeñas cantidades como selenio, manganeso, cobre y zinc.

Las judías verdes poseen muchos nutrientes y son recomendables incluirlas en la dieta del niño, a partir de los siete u ocho meses, ya que pueden ayudar a prevenir en el futuro una serie de condiciones,  como la enfermedad de Alzheimer, aterosclerosis, enfermedad cardíaca,  diabetes, cáncer de colon,   asma,  artritis,  acné,  infecciones del oído; así como resfriados y gripe. Poseen vitaminas A, B3, B5, C, K y ácido fólico y minerales, como son el potasio, sodio, calcio, magnesio, fósforo, hierro y pequeñas cantidades de selenio, manganeso, cobre y zinc.

Fuente Imagen: sxc.hu/krake

 


 

Por:
Etiquetas:
Categorías: Alimentación, Consejos, Infancia