Ejercicios para mejorar la circulación durante el embarazo

Durante la etapa del embarazo el volumen de sangre aumenta y los vasos sanguíneos tienden a relajarse debido a los altos niveles de progesterona, pero cuando dichos vasos se encuentran relajados y flojos pueden ralentizar la circulación, con el agravante de que el peso es cada vez mayor en el área pélvica, lo que puede comprimir las venas, reduciendo la circulación hasta tus pies. Hoy os proponemos algunos ejercicios para mejorar la circulación durante el embarazo. 

Ejercicios para mejorar la circulación durante el embarazo


Evita posturas como sentarte y cruzar las piernas  una sobre otra, porque se ejercerá una presión que interfiere con la circulación.

Ejercicios para mejorar la circulación en el embarazo

A continuación se muestran algunos ejercicios para mejorar la circulación en el embarazo que puedes realizar:

En el embarazo es primordial realizar ejercicio físico para mejorar la circulación, ya que el movimiento de los músculos ayuda a empujar la sangre de vuelta al corazón, lo que puede  minimizar o prevenir la hinchazón de las extremidades.

– La relajación del masaje mantiene  los fluidos del cuerpo, por esta razón es importante dar masajes a tus piernas mientras estás sentada. Hazlo siempre desde los tobillos a la parte superior de los muslos, haciendo hincapié en  la parte anterior y posterior de las piernas.

– En lugar de sentarte en el sofá, puedes comenzar tu rutina, sentándote unos minutos en el suelo con las piernas cruzadas. Estos ejercicios además de mejorar la circulación, reducen la congestión pélvica.

ejercicios para la circulación


– Este ejercicio aunque sólo mejora la circulación temporalmente, te ayuda a ajustar el contenido de la cavidad pélvica; se trata de colocarte a cuatro patas y mover tu pelvis con movimientos rítmicos, de delante hacia atrás.

– Hacer rotaciones de los pies, mientras estás sentada en una silla, ayuda a fomentar la circulación de las extremidades inferiores. Para ello debes de levantar una pierna ligeramente y rotar el pie con movimientos circulares, unas cinco o diez veces en cada dirección.

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *